Excelencia es Causalidad, no Casualidad

por mb45 Correo electrónico

En mi experiencia como consultor, suelo realizar unas preguntas recurrentes a los responsables de empresas u organizaciones. La primera de ellas es ¿Cuáles son los resultados que consideran relevantes o importantes en su organización?. La respuesta de los responsables suele ser prudente y ecuánime y aportan datos significativos de su organización.

La segunda pregunta es: ¿Cuáles son las causas por las que han obtenido esos resultados?, en definitiva es preguntar ¿Qué hacen para obtener los resultados?.

Continuación:

Aquí es donde las respuestas, en general, son más dispersas. Desde quien contesta con rapidez, pero con poca profundidad como si se tratara de un test rápido, a quienes no conocen la respuesta o simplemente recurren a los tópicos y situaciones comunes como la crisis financiera, la crisis económica, las políticas económicas, el euro etc., respuestas que no son coherentes con los resultados que exhiben.

Estas preguntas, en sí mismas nos aportan información a la hora de realizar un diagnóstico, rápido o evaluación de una organización, bien será empresa, centro educativo, sanitario, etc.

Si no se es capaz de explicar las causas por las que se obtienen unos determinados resultados, en general es porque el nivel o su sistema de gestión es manifiestamente mejorable. Los directivos tienen que tener información oportuna y fiable, que les permita analizar los resultados y sus causas. Las causas suelen estar en las acciones que realizamos y también en otros resultados que impulsan la acción. Por ejemplo los resultados de un nivel de facturación o ingresos son consecuencia de los pedidos o servicios que prestamos, y estos son consecuencia de los contratos que logremos; para lograrlos necesitamos unas acciones de marketing o comerciales.

Entender las relaciones entre resultados y como impactan unos sobre otros es una labor que el directivo debe desarrollar y contrastar constantemente. Disponer de unos indicadores de gestión que nos “alerten” o nos den señales de alarma cuando no se logran los objetivos, permite a los directivos “reaccionar” y corregir el rumbo que llevamos.

Los modelos de excelencia aportan estos criterios de buscar la “CAUSALIDAD” entre acciones y resultados y entre los mismos resultados. Lo que no se puede o se sabe explicar, quizás es fruto de la “CASUALIDAD”.

Dirección para referencias de este mensaje

URL para Referencias (pinche con el botón derecho y copie la dirección del enlace)

Reacciones esperando moderación

Este mensaje tiene 4 reacciones esperando moderación...

Dejar un comentario


Su dirección de correo no será mostrada en este sitio.

Su URL será mostrada.
PobreExcelente
(Los saltos de línea serán <br />)
(Nombre, correo y página web)
(Permitir a los usuarios contactarle a través de un formulario de mensajes (su correo no será mostrado.))